En la actualidad son cada vez más las personas que se deciden a probar distintas alternativas para tratar ciertas dolencias, afecciones y enfermedades de toda índole, dejando de lado los tratamientos más “tradicionales”.

Esta decisión viene impulsada por diversos motivos, a veces por intolerancia al tratamiento original, ineficacia de los métodos usados, o por razones personales de las más variadas, como asuntos éticos o creencias muy arraigadas.

Entre estos tratamientos alternativos se destacan las llamadas Flores de Bach, bastante populares entre los adeptos a la medicina alternativa, y que cuentan con una fama que las hace una excelente opción para quienes buscan una segunda alternativa.

Estas flores se emplean en lo que se conoce como terapia floral, una terapia empleada para el tratamiento de variadas y muy diversas situaciones o conflictos emocionales, y transformar actitudes o sensaciones negativas en otras totalmente positivas que nos permitan disfrutar una vida plena.

Las Flores de Bach consisten en una serie de preparados artesanales obtenidos de la maceración en agua de las flores de ciertas plantas específicas, empleando brandy a modo de conservante para mejorar la durabilidad del extracto obtenido.

Cada una de las 38 esencias existentes está pensada para atender un estado emocional o sensación en específico, y mediante la adecuada combinación de estas sustancias se pueden combatir diversas situaciones como:

  • Ansiedad
  • Depresión
  • Miedo
  • Estrés

Y junto a estas, muchas situaciones más complejas como estados de ira, indecisión ante algún evento en nuestra vida, tristeza y muchos otros estados sobre los cuales las flores actúan, transformándolos en un estado positivo que nos llena de energía y vitalidad.

Grandes beneficios

El primero de los beneficios de las Flores de Bach es esa capacidad de convertir todo ese cúmulo de emociones negativas en actitudes positivas, logrando con esto un alivio de muchas dolencias tanto físicas como psicológicas y un bienestar general.

Por otra parte, son un producto totalmente natural, que no produce ningún tipo de adicción ni genera ningún tipo de efectos secundarios o adversos a quien las ingiere.

Otra gran ventaja es el hecho de que no generan ninguna interacción con otros medicamentos y tratamientos bien sea tradicionales o alternativos, y son aptas para todas las edades, desde bebés hasta ancianos de avanzada edad.

Sin duda alguna las Flores de Bach son una excelente alternativa para tratar todo tipo de afecciones del estado de ánimo que puedan agobiarnos en algún momento de nuestras vidas, y debemos siempre tenerlas en mente a la hora de vernos en la necesidad de enfrentar este tipo de situaciones.